Danial Ortega con Dmitry Medvedev
"La decisión tomada por Nicaragua es un acto dirigido a afirmar la primacía de los principios básicos del Derecho Internacional y a contribuir a la formación de un mundo multipolar y justo."

(El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, despues del reconocimiento de la independencia de Abjasia por parte del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.)

Solidaridad con Abjasia y con el pueblo de Osetia del Sur

Grupo de Amistad Parlamentaria Venezuela-Abjasia

русский

Únase a nuestra lista de correo

Email:

Abjasia: Independencia y Liberación Nacional

A las orillas del Mar Negro queda uno de los países más antiguos del mundo.

Con 3,000 años de existencia, el pueblo de Abjasia ha tenido que luchar por su independencia y su liberación nacional.


La República de Abjasia se ubica en la región del Cáucaso, límite entre Europa y Asia en la costa oriental del mar Negro.

El país tiene fronteras con Rusia y Georgia.
La capital de Abjasia es Sujum, una ciudad costera fundada en el primer milenio antes del Cristo.


Antes del Imperio Romano, y en la época de la Antigua Grecia, Abjasia ya existía con su propio pueblo, idioma, y propia cultura en la costa oriental del mar Negro.

Los Abjasos son un pueblo originario, con un idioma único para Abjasia, que no proviene de ningún otro país.


El primer reino fue fundado 900 años antes del Cristo.
En varias épocas Abjasia llego a ser parte de imperios como el romano y el Imperio Bizantino pero siempre volvía a su independencia.
Desde el año 780 y durante 3 siglos, el Reino de Abjasia tenía independencia y total soberanía sobre sus costas del Mar Negro.


De sus principales puertos marítimos Abjasia tenía contacto con la mayor parte de Europa: Grecia, Italia, Francia. También había amistad y comercio con Irán, Egipto, y el norte de África.

Más tarde el reino se convirtió en el Principado de Abjasia.


En 1917, en Rusia, Vladimir Lenin lideraba la Gran Revolución Socialista de octubre.

El pueblo socialista de Abjasia se organizó en el ejercito del pueblo, creando unidades de caballería, y dispuestos a dar sus vidas por la revolución.


Era la primera revolución socialista declarada del siglo 20 y culminó con creación de la Unión Soviética... el país más grande del mundo.



Con base en Sujum, actual capital de Abjasia, los bolcheviques de Abjasia ya tenían el control de su país bajo el mando de Néstor Lakoba. Hoy, varios de los altos funcionarios de Abjasia son descendientes del líder comunista Néstor Lakoba, incluyendo el actual secretario del consejo de seguridad, su nieto Estanislao Lakoba.


Georgia, al otro lado de las montañas, solo se tornó socialista en 1921.

Entre sus primeros actos, la nueva república socialista de Georgia reconocíó la independencia de Abjasia el 21 de Mayo de 1921.


Durante la siguiente década, Abjasia fue una República de la Unión con el nombre de la República Soviética Socialista de Abjasia, conocido por las siglas CCPA en el alfabeto cirílico.
Por su clima sub-tropical, las costas de Abjasia eran conocidos como la Riviera Soviética.
No era parte de la República Soviética Socialista de Georgia. Dentro de la URSS, ambos tenían estatus y condiciones iguales.


Sin embargo, en 1931 el estatus de Abjasia fue reducido por Iósif Stalin al de República Autónoma bajo de Georgia.

Los georgianos, a pesar de los intentos de Stalin de cambiar la proporción, siempre han sido minoría en Abjasia y ni siquiera sabía hablar abjaso.


En 1963 Fidel Castro, líder de la revolución cubana, visitó Abjasia durante 3 días como invitado de la Unión Soviética.



En 1990, la historia cambió otra vez para Abjasia.

Fuerzas reacionarias buscaba acabar con la Unión Soviética, Georgia cayó bajo el control de lìderes que la separaron unilateralmente de la Unión.


Mientras Georgia buscaba su propia independencia, y buscaba dividir la URSS con su separatismo, Abjasia en cambio quería preservar la Unión Soviética y mantenerse dentro del estado socialista más grande del mundo.


Según la ley todavía vigente de aquel entonces, Georgia no podía salir de la Unión Soviética sin dejar que cada república autónoma, como Abjasia, decidiera por si sola su propio futuro en un referéndum democrático.
La Ley de la URSS que regulaba la materia deja claro que Abjasia no podía ser parte de Georgia contra su voluntad:

    Artículo 3:
    "En caso de que en la República Soviética haya repúblicas autónomas, regiones autónomas o territorios autónomos dentro de sus fronteras, los referendos se llevarán a cabo por separado en cada una de las autonomías. A las personas que residen en las autonomías se les da el derecho de decidir con independencia si permanecen en la Unión Soviética o en la República secesionista, así como para decidir sobre su propia situación jurídica."

Georgia hizo caso omiso a la ley y nunca dejó que los habitantes de Abjasia decidieran libremente sobre su propio futuro mediante referéndum.



En vez de obedecer la obligación legal según las leyes de la URSS, y dejar que el pueblo votaba, el recién creado estado independiente y pro-Norteamericano de Georgia trato de incorporar Abjasia dentro de su territorio por la fuerza.
En 1992 Georgia inicio una guerra feroz contra Abjasia para hacer valer un reclamo territorial de dudosa procedencia legal.



La respuesta de Abjasia fue contundente: Hombres y mujeres de todas las edades unieron esfuerzos en nombre de la auto-determinación.



Luchaba defendiendo su derecho de no vivir bajo dominación extranjera, y para no ser forzado a ser georgianos en contra de su propia voluntad.



El pueblo salió victorioso y el ejército georgiano tuvo que regresar a Georgia, derrotado.

Pero no todo fue alegría.

Abjasia pagó un alto precio en sangre para repeler las fuerzas invasoras pro-yanquis.



Se estima que unas diez mil personas murieron y muchas más resultaron heridos en la guerra de liberación nacional.
Y a pesar de haber ganado su independencia con sangre, la República de Abjasia todavía no fue reconocida por los demás países.


Desde el Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos amenazaba con usar su veto para no reconocer el regreso de Abjasia a la comunidad internacional de naciones.



Abjasia es una república cuyas raíces políticas se remontan a la época soviética.
El presidente de Abjasia es Sergei Bagapsh, quien antes era el líder del Komsomol, la juventud comunista, en Abjasia. En su mayoría, los demás miembros del gobierno son también ex-militantes del PCUS, el Partido Comunista de la Unión Soviética.


Y a pesar de las presiones gringas para no reconocer la existencia del país, la misma ONU fue fundada precisamente para defender los derechos de pueblos como los Abjasos a la auto-determinación.


Como principio fundamental del derecho internacional, la Carta de las Naciones Unidas reconoce en su primer artículo el principio de la libre determinación de los pueblos.



Desde el final de la guerra iniciado por Georgia, observadores de la ONU ha estado en Abjasia para evitar futuros ataques contra los habitantes.
Con el mismo propósito, Rusia también instaló tropas de paz en la frontera entre Georgia y Abjasia con la anuencia de la ONU.


Desde la disolución de la Unión Soviética, Abjasia siempre ha sido independiente de facto y de hecho en todo momento.
Después del fin de la URSS, Georgia nunca gobernó Abjasia
Abjasia en ningún momento estaba bajo un control efectivo de Georgia, hecho que legalmente hace nulo e írrito cualquier pretensión de reclamo territorial de Georgia.


Con unanimidad la organización internacional más grande del mundo después de la ONU también apoya el derecho a la auto determinación.

Es el Movimiento de Países No Alineados con 118 países miembros, incluyendo a Venezuela, Cuba, Belarus, Irán, Vietnam, y Siria, entre otros.
Como uno de los fundamentales criterios de la membrecía, el país concernido deberá apoyar consistentemente los movimientos por la independencia nacional…. como el de Abjasia, por ejemplo.


Igual que la Constitución de Venezuela de 1999, la Constitución actual de Abjasia también fue aprobado por el pueblo mediante referéndum popular y participativa, en 1999.


La República de Abjasia se define como un estado de trabajadores y trabajadoras, independiente y soberano, organizado con todos y todas, y para el bien de todos y todas, como república unitaria y democrática, para el disfrute de la libertad política, la justicia social, el bienestar individual y colectivo y la solidaridad humana.


La República de Abjasia reúne plenamente los requisitos de estado como sujeto de Derecho Internacional.

Estos requisitos fue codificados en el artículo 1 de la Convención de Montevideo sobre Derechos y Deberes de los Estados; un tratado firmado y ratificado por un gran número de países, incluyendo a Venezuela.


En su primer artículo, la Convención de Montevideo establece que un estado como persona de Derecho Internacional debe reunir los siguientes requisitos:
1. Población permanente.
2. Territorio determinado.
3. Gobierno.
4. Capacidad de entrar en relaciones con los demás Estados.

El hecho de que puede haber reclamos territoriales de algún otro estado no altera la existencia de un país de modo alguno.


Asimismo, la falta de reconocimiento tampoco afecta la real y verdadera existencia de un país.

La convención afirma explícitamente que
"La existencia política del Estado es independiente de su reconocimiento por los demás Estados."



En derecho internacional está claro que Abjasia existe, con los mismos Derechos y Deberes de los demás Estados, con o sin un reconocimiento formal explícito.


Sin embargo, Rusia ya dejó claro su posición.

El vecino más grande de Abjasia, y a la vez su aliado más fuerte, fue el primer país del mundo en reconocer oficialmente la independencia de Abjasia.


Rusia estableció relaciones diplomáticas con Abjasia y con la hermana república de Osetia del Sur en 2008, después de una invasión del Ejército georgiano a esta última, y después de descubrir que Georgia también planeaba lanzar un ataque masivo contra Abjasia.


Venezuela fue uno de los primeros países en apoyar Rusia.

El comandante Hugo Chávez Frías dijo:
"Rusia ha reconocido la independencia de Osetia del Sur y de Abjasia. Apoyamos la posición digna de Rusia. Rusia tiene razón."


El primer país latino-americano en reconocer formalmente a Abjasia fue Nicaragua.

En Gaceta Oficial, su presidente Daniel Ortega publicó un decreto otorgando, en nombre del Estado de Nicaragua, el pleno reconocimiento a la hermana República de Abjasia, como nuevo miembro de la Comunidad de Naciones Independientes del Mundo, a quien le daba la bienvenida.


Tanto Abjasia como Rusia agradecían la decisión firme de Nicaragua como primer país latino americano en reconocer la innegable existencia de Abjasia.

El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, dijo que:
"La decisión tomada por Nicaragua es un acto dirigido a afirmar la primacía de los principios básicos del Derecho Internacional y a contribuir a la formación de un mundo multipolar y justo."


Hoy día, los Abjasos y Abjasas buscar fortalecer su independencia y soberanía, y su derecho de vivir y desarrollarse en un país libre de inherencia de Georgia, la OTAN, u otras potencias pro-yanquí.


El país está en paz y tranquilidad, y ha abierto sus fronteras para que visitantes de todo el mundo puede llegar a conocer las bondades de Abjasia.


En el plano diplomático, el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Abjasia trabaja para establecer buenas relaciones y amistad con otros países en el marco de un mundo pluripolar, de paz y de cooperación.


No todos comparten la visión de Abjasia de un mundo pluripolar y de paz, pero aun así la revista más importante de política exterior de los Estados Unidos tenía que reconocer que Abjasia ya es independiente y que a estas alturas Abjasia ya nunca seria parte de Georgia jamás.


La revista Foreign Affairs, publicado en Washington, admitió que "la bandera de Georgia no volverá a ondear más nunca sobre una quinta parte del territorio que el país aún reclama como propio."


Abjasia, sin embargo, no desea sino relaciones cordiales con su vecino.

Maxim Gunjia, Vice-Ministro de Relaciones Exteriores:

    "Nuestra plan de paz con Georgia es coexistir como dos naciones iguales, como dos países en igualdad de condiciones. Queremos desarrollar una buena amistad, y las mejores relaciones como vecinos."




La relacion con Georgia se dificulta por la posición militarista de su presidente Mijeíl Saakashvili, un abogado norteamericano que llegó de Nueva York para luego convertirse en presidente en un llamado "revolución de color" financiado por organismos norteamericanos como el USAID y la National Endowment for Democracy.


Fiel a su tradición y raíces históricas, Abjasia mantiene intacto lo mejor del sistema social de la Unión Soviética: la justicia, la igualdad y un estado con conciencia social.

Hoy día, la economía de Abjasia es de forma mixta donde cabe tanto el sector privado como el estado que es el actor más importante y el rector principal.


Siendo un país sub-tropical, la economía de Abjasia se basa principalmente en el turismo y en la agricultura.

Abjasia no depende de financiamiento del FMI o otros organismos internacionales, y el país ya es auto-sostenible.


Cada año, más de 1 millón de turistas llegan a Abjasia gracias a la belleza y la variedad que ofrece el pais.

Abjasia posee más de 200 kilómetros de playas, pero también tiene montañas con nieve todo el año.


En el norte de Abjasia se encuentra la Cueva de Voronia.
Tiene 2140 metros de profundidad y es la cueva más profunda del mundo.


El pueblo Abjaso es un pueblo originario de etnia propia. Son nativos de Abjasia y únicos en el mundo.


Desde el inicio de ambos países, hace tantos siglos, Abjasia y Georgia han sido países separados con idiomas y culturas diferentes.


Abjasia busca desarrollar relaciones con otros países que compartan la visión de un mundo donde prevalece sobre todo la soberanía y el pleno respeto al derecho internacional.



También mantiene vivo sus casas de estudios y su idioma natal, junto con el alfabeto Abjaso, diferente a los alfabetos tanto de Georgia y de Rusia, y el único alfabeto en el mundo con 62 letras.

Este alfabeto solo existe en Abjasia y no es utilizado en ningún otro país ni en ningún otro idioma. Es propia para el idioma y la cultura de Abjasia.


Abjasia, siendo uno de los países más antiguos del Cáucaso, sigue existiendo después de miles de años - solo que ahora con una renovada independencia y soberanía, esta vez basada en el derecho de todos los pueblos a la auto-determinación.


Su derecho de existir es firmemente apoyado por otros países amigos, como el vecino país hermano y aliado de Rusia.