Danial Ortega con Dmitry Medvedev
"La decisión tomada por Nicaragua es un acto dirigido a afirmar la primacía de los principios básicos del Derecho Internacional y a contribuir a la formación de un mundo multipolar y justo."

(El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, despues del reconocimiento de la independencia de Abjasia por parte del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.)

Solidaridad con Abjasia y con el pueblo de Osetia del Sur

Grupo de Amistad Parlamentaria Venezuela-Abjasia

русский

Únase a nuestra lista de correo

Email:

Solo en Abjasia: Expedición gallega al centro de la Tierra

Establecer el récord mundial en 2.200 metros de profundidad, reto de dos vigueses.

«Es como hacer un 8.000, el Everest, pero para abajo». Así de literal explica la viguesa Pilar Orche su reto de establecer un nuevo récord del mundo de espeleología. Conseguir descender a una profundidad superior a los 2.200 metros. La sima Krúbera-Voronya en la República de Abjasia será su campo de operaciones a finales de julio.

Pilar Orche y Francisco Martínez, ambos del club Aradelas de Vigo, son los dos gallegos que forman parte de una expedición internacional que cuenta con tres españoles más y que completan espeleólogos de Rusia y Ucrania. «Habíamos compartido una experiencia en Francia y ahora nos han invitado», comenta Paco para explicar su presencia en una iniciativa denominada International Caves Exploration Team.

A ninguno de ellos le resulta desconocida la sima del macizo Arábigo. En ese mismo escenario Pilar Orche batió el récord de Europa de descenso femenino (1.450 metros). «Conozco esa sima y es muy dura, pero estamos preparados para el reto», dice esta ingeniera de minas que además de patear cuevas practica bicicleta, esquí de fondo en invierno y todo tipo de deportes de naturaleza.

La expedición partirá hacia Abjasia el 23 de julio cargada con 3.000 kilos de material que ellos mismos tendrán que transportar hasta el campamento base (también de un modo particular y solidario sufragan los 38.387 euros que le cuesta la aventura). Una vez instalados iniciarán el descenso acompañados de 5.000 metros de cuerda, el GPS para moverse por dentro de una cueva, en donde ya tienen instalados tres vivaques (los campamentos avanzados) para poder dormir, comer (una dieta a base de arroz, pasta y trigo) y calentarse, ya que la humedad es del 100%, con un grado de temperatura media y casi sin luz solar, y por motivos de logística su única ropa de abrigo son unos trajes impermeables.

Los problemas llegarán a partir de los 2.000 metros. En ese punto aparece catalogado el último campamento. Antes tendrán que introducirse por pequeñas grietas de 80 centímetros de diámetro ?por donde también hay que pasar los petates con el material?, pero es ahí donde les espera un sifón corto pero intenso, ya que el deshielo estival aumenta de un modo considerable el caudal del agua. «Es un sifón corto pero que tiene mucha agua. Te obliga a llevar el equipo de buceo y a bucear. El trabajo está encaminado a pasar ese punto», comenta Pilar, que admite que «hablar de más de 2.000 metros de profundidad impone. En Galicia la cueva más grande (Aradelas) apenas tiene 160 metros». Allí, en O Courel, hizo su primer viaje al centro de la Tierra. Ahora puede hacer historia. (Fuente)