Danial Ortega con Dmitry Medvedev
"La decisión tomada por Nicaragua es un acto dirigido a afirmar la primacía de los principios básicos del Derecho Internacional y a contribuir a la formación de un mundo multipolar y justo."

(El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, despues del reconocimiento de la independencia de Abjasia por parte del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.)

Solidaridad con Abjasia y con el pueblo de Osetia del Sur

Grupo de Amistad Parlamentaria Venezuela-Abjasia

русский

Únase a nuestra lista de correo

Email:

Rusia está a favor de negociaciones entre Georgia, Abjasia y Osetia del Sur

  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/vehost2/abjasia.org.ve/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/vehost2/abjasia.org.ve/includes/unicode.inc on line 345.

05/08/2011 -- Rusia está a favor de las negociaciones entre Georgia, Abjasia y Osetia del Sur y jamás opondrá obstáculos a este diálogo, declaró el presidente ruso, Dmitri Medvédev, en una entrevista ofrecida con motivo del tercer aniversario del conflicto ruso-georgiano.

“Me alegraré mucho si los Gobiernos de Georgia, Abjasia y Osetia del Sur se sientan en la mesa de negociaciones y reflexionan sobre cómo seguirán adelante, cómo garantizarán la paz y la legalidad en la región, cómo será el destino de estas naciones muy cercanas, qué pueden crear en un futuro”, manifestó.

Según subrayó el líder ruso, quien hizo estas declaraciones en una entrevista a la cadena internacional rusa Russia Today, la georgiana Primera Televisión Informativa del Cáucaso y la emisora rusa Eco de Moscú, Rusia nunca se opondría al diálogo entre los tres países.

“Es un asunto suyo. Y si se llega a realizar algún día, estaré feliz, y Rusia nunca opondrá obstáculos a ello”, afirmó.

Por otro lado, el presidente ruso opinó que Estados Unidos no animó directamente a Georgia a atacar a Osetia del Sur, pero los estímulos por su parte favorecieron la aparición del plan belicista del líder georgiano, Mijaíl Saakashvili.

“No considero que EEUU empujaran al gobernante georgiano a perpetrar la agresión”, señaló Medvédev.

No obstante, agregó que “ciertos detalles, ciertos gestos y palabras de que ha llegado la hora de restablecer el orden constitucional y de actuar con mayor decisión pudieron alentar la evidente confianza” en el apoyo estadounidense ante cualquier conflicto.

Además, según el mandatario ruso, Georgia tenía prevista una operación militar también en Abjasia, otro de sus antiguos territorios rebeldes.

“Estoy absolutamente convencido de ello, es más, Osetia del Sur es un eslabón flojo, un territorio pequeño y poco poblado y tal vez menos estable. “Vamos a ensayar allí y si va bien, intentaremos restablecer el orden constitucional en Abjasia”. Pero “no les fue bien, fue un error fatal”, dijo.

En cuanto a la intervención rusa en el conflicto, Medvédev afirmó que Moscú no tenía planes de derrotar al régimen de Saakashvili, sino que el objetivo de su operación militar consistía en imponer la paz a Georgia que atacó a Osetia del Sur.

“Considero que el objetivo de esa operación de imposición de la paz, que duró cinco días, se cumplió. No era tomar Tbilisi ni cualquier otra ciudad. Simplemente había que detener la agresión desatada por Saakashvili”, aseveró.

Resaltó asimismo que la operación se decidió inmediatamente después de que se reportara la muerte de soldados rusos de las fuerzas de paz desplegadas por Moscú en Osetia del Sur, y que tomó esta decisión sin consultarlo con el primer ministro Vladímir Putin que se encontraba en Pekín en aquel momento.

Refiriéndose al reconocimiento por parte de Rusia de ambas repúblicas, el presidente argumentó que era “imposible reconocer un territorio independizado sin hacer lo mismo con el otro”.

La noche del 8 de agosto de 2008, el Ejército georgiano atacó a Osetia del Sur y destruyó parte de su capital, Tsjinvali. Para defender a los osetas, muchos de los cuales tienen la nacionalidad rusa, Moscú envió tropas a Osetia del Sur y tras cinco días de combates expulsó a las unidades georgianas de su antigua autonomía.

A finales de agosto de 2008, Rusia reconoció a Osetia del Sur y Abjasia como Estados soberanos. En respuesta Tbilisi rompió las relaciones diplomáticas con Moscú y declaró a ambas repúblicas como territorios ocupados. (Fuente)