Danial Ortega con Dmitry Medvedev
"La decisión tomada por Nicaragua es un acto dirigido a afirmar la primacía de los principios básicos del Derecho Internacional y a contribuir a la formación de un mundo multipolar y justo."

(El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, despues del reconocimiento de la independencia de Abjasia por parte del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.)

Solidaridad con Abjasia y con el pueblo de Osetia del Sur

Grupo de Amistad Parlamentaria Venezuela-Abjasia

русский

Únase a nuestra lista de correo

Email:

Para Rusia, Abjasia representa la “línea roja” frente al OTAN

  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/vehost2/abjasia.org.ve/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/vehost2/abjasia.org.ve/includes/unicode.inc on line 345.

Rusia y la OTAN finalizan estos días la preparación de la cumbre de Lisboa prevista para la próxima semana, en la que se adoptará el Concepto Estratégico, un documento clave para la Alianza. El embajador de Rusia ante la OTAN, Dmitri Rogozin, explica su visión sobre los logros y las dificultades de las relaciones con la Alianza Atlántica, hablando entre otras cosas de Abjasia.

— ¿Podrá Moscú convencer a la OTAN de la necesidad de firmar un acuerdo sobre las fuerzas de combate esenciales en Europa?

— Sólo si llegamos a separar los temas. Los negociadores estadounidenses están intentando inventar para Rusia un nuevo Protocolo de Estambul, que conllevará las correspondientes obligaciones. Antes se trataba de sacar nuestras bases militares de Georgia, las quitamos y sin embargo el resultado fue una guerra en esa región. Ahora vemos que nos intentan imponer la obligación de sacar nuestras tropas de Abjasia y Osetia del Sur como condición para el restablecimiento del régimen de control de los armamentos en Europa. Se ha inventado el principio del consentimiento de la parte receptora para situar en su territorio tropas extranjeras. En esencia, es un buen principio y lo seguimos, ya que si estamos presentes tanto en Abjasia como en Osetia del Sur es porque hemos sido invitados por la parte que reconocemos como un estado y que tiene una existencia independiente.

Sin embargo, está claro que EE UU no puede estar de acuerdo y seguirá intentando imponer sus enfoques para crear un frente común en la OTAN, con el fin de imponernos la necesitad de revisar las decisiones respecto a Sujum y Tsjinval. Pero es imposible. No veo como el presidente Medvédev puede reconsiderar sus decisiones. Nadie puede imaginárselo y, por tanto, es imposible. Nos sorprende este enfoque. Y el resto de las acciones depende mucho de lo expuesto anteriormente. Si llegamos a explicar a nuestros socios que no podemos actuar de otra manera y ellos se dan cuenta de que ahí está la “línea roja”, entonces empezarán las negociaciones respecto a las fuerzas de combate esenciales. La formulación ya existe.

— ¿Espera que la cumbre ayude a alcanzar un nuevo nivel en las relaciones con la OTAN?

— Las relaciones ya están en otro nivel. La guerra de Georgia demostró muchas cosas. Demostró a los países occidentales que Rusia era capaz de tomar decisiones inmediatas para defender a sus ciudadanos, utilizando para ello una gran fuerza militar. En cierto modo, esto produjo en la OTAN una especie de estupefacción. La segunda sorpresa, para nosotros, fue la actuación de la OTAN de provocar a Georgia y luego apartarse inmediatamente a un lado. También es una lección para la Alianza, que ha entendido que respecto a Rusia difícilmente es capaz de llevar a cabo acciones consolidadas.

En la OTAN hay un grupo de países que piensan de una forma racional y se dan cuenta de que Rusia constituye una parte inalienable del espacio común de seguridad, que hay que tratar con ella y no provocarla. A este grupo de países pertenece prácticamente toda Europa occidental. Supone un anclaje político muy fuerte que va a impedir que la OTAN lleve a cabo acciones en contra de nuestros intereses. Espero que en la cumbre se tome la decisión de pasar de las negociaciones a las acciones concretas y conjuntas ahí donde coincidan nuestros intereses. (Fuente)