Danial Ortega con Dmitry Medvedev
"La decisión tomada por Nicaragua es un acto dirigido a afirmar la primacía de los principios básicos del Derecho Internacional y a contribuir a la formación de un mundo multipolar y justo."

(El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, despues del reconocimiento de la independencia de Abjasia por parte del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.)

Solidaridad con Abjasia y con el pueblo de Osetia del Sur

Grupo de Amistad Parlamentaria Venezuela-Abjasia

русский

Únase a nuestra lista de correo

Email:

"Países amigos reconozcan la independencia de Abjasia"

  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/vehost2/abjasia.org.ve/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/vehost2/abjasia.org.ve/includes/unicode.inc on line 345.

Por Armando Pérez: Antes de la reciente gira del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, por Rusia, Ucrania y Bielorrusia, en junio, Chávez anticipó pasos tácticos al encargar a su embajador en Moscú presentar cartas credenciales a los presidentes de Osetia del Sur y Abjasia y establecer relaciones diplomáticas con los nuevos estados aparecidos en el Cáucaso.

Ese gesto, evidentemente político, tuvo el efecto esperado en Rusia, y el presidente Dmitri Medvédev resaltó el suceso con los elogios más altos.

"Venezuela prometió hacerlo y después, efectivamente, cumplió con su palabra y reconoció la independencia de Abjasia y Osetia del Sur, así es como se comportan los verdaderos amigos", dijo Medvédev tras reunirse con Chávez en el Kremlin.

Es decir, al valorar las buenas relaciones, Rusia distingue países socios, países aliados y países amigos, y esta última distinción, la más exclusiva, está reservada exclusivamente a aquellos que reconozcan la independencia de Abjasia y Osetia del Sur.

Porque al reconocer la soberanía de estas repúblicas, Moscú puso en juego su prestigio internacional como país influyente al menos en la zona del espacio postsoviético.

Esas dos repúblicas cuya población y extensión es mucho menor que muchas de las provincias rusas suponen el único obstáculo insalvable que impide la completa normalización de las relaciones entre Rusia y Estados Unidos y Rusia y la OTAN.

Por eso, el gesto de Chávez de alinearse con Rusia en ese asunto tuvo un valor especial para el Kremlin, lo que confirió un ambiente propicio a las negociaciones ruso venezolanas.

Al evaluar los resultados la parte rusa resaltó la construcción de la primera planta nuclear en el territorio venezolano y la explotación de campos petroleros por parte de un cartel de petroleras rusas.

Mientras, la parte venezolana destacó la venta a Moscú de una refinería en Alemania y otros activos de multinacionales extranjeras. En especial, la refinería Ruhr Oil, propiedad conjunta de la British Petroleum (BP) y la corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A (PDVSA).

La rusa Rosneft, la mayor petrolera de Rusia anunció su disposición de pagar hasta 1.800 millones de dólares por las acciones de la PDVSA en la refinería alemana.

Además, Chávez anunció que a corto plazo en el mercado ruso aparecerá, chocolate, bananos, mermeladas y otros productos de alta calidad producidos por el agro venezolano.

Ambos presidentes coincidieron en afirmar que los acuerdos suscritos tendrán proyección en la población de ambos países, sobre todo si constructoras moscovitas emprenden la construcción de un bloque de 10.000 viviendas en el distrito de Fuerte Tiurna de Caracas. (Fuente)