Danial Ortega con Dmitry Medvedev
"La decisión tomada por Nicaragua es un acto dirigido a afirmar la primacía de los principios básicos del Derecho Internacional y a contribuir a la formación de un mundo multipolar y justo."

(El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, despues del reconocimiento de la independencia de Abjasia por parte del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.)

Solidaridad con Abjasia y con el pueblo de Osetia del Sur

Grupo de Amistad Parlamentaria Venezuela-Abjasia

русский

Únase a nuestra lista de correo

Email:

Moscú estima necesario que se reconozcan nuevas realidades en Abjasia

La Misión de la ONU en el Cáucaso dejó de funcionar hoy ya que expiró su mandato. El Consejo de Seguridad de la ONU no pudo prorrogarlo el lunes por divergencias. Comienza el proceso de repliegue de la misión que suele prolongarse por tres meses.

Este acontecimiento es digno de lamentar. Pese a ciertos defectos en la actividad de la Misión de la ONU, ella supo hacer un determinado aporte a la estabilización del estado de cosas en la región. Sobre todo, en el período más difícil y responsable: en los años 90 del siglo pasado, inmediatamente después del conflicto georgiano-abjasio.

En el Consejo de Seguridad Rusia vetó el proyecto de resolución propuesto por varios países occidentales que prolongaba el mandato de la misión. Rusia procedió así porque el estatus de la misión no se corresponde con las realidades que surgieron en el Cáucaso después de la agresión desatada por el régimen de Saakashvili contra la república de Osetia del Sur en agosto del año pasado. Detrás de esto se esconde un entresijo político. El mantenimiento del mandato de la misión confirmaría de hecho la “integridad territorial” de Georgia que prácticamente no existía tras la desintegración de la URSS. Por consiguiente, significaría la negación de la existencia de Abjasia y Osetia del Sur como estados independientes,

De suyo se entiende que Rusia no quería ni podía hacer tal juego. Y no solo porque reconoció el año pasado la soberanía de Abjasia y Osetia del Sur. La estabilidad en el Cáucaso puede ser garantizada únicamente por un nuevo régimen de seguridad en la frontera georgiano-abjasia. El anterior no está en condiciones de hacerlo, opina Serguey Markedónov, experto del Instituto de Análisis Político y Militar.

Las misiones de la OSCE y de la ONU se formaban para la situación que existía en los años 90. Es evidente que las misiones internacionales deben cambiar. Se atrasan del tiempo porque se creían en otra realidad histórica.

La delegación rusa dio a conocer esta argumentación a sus socios, poniendo a su juicio un proyecto compromisario de resolución. El representante permanente de Rusia ante la ONU Vitali Churkin dijo al respecto:

La delegación rusa ha expresado su disposición a prorrogar técnicamente la misión por todo un mes a fin de mantener un diálogo profundo. Tal decisión debía aprobarse sin perjudiciales “mezclas” políticas. Sin embargo, nuestros socios, empero, prefirieron el veneno al medicamento. Podemos tan solo lamentarlo. No recuerdo cuántas sesiones del Consejo de Seguridad hemos efectuado después de los acontecimientos de agosto de 2008, pero nadie ha censurado una sola vez la agresión de Georgia contra Osetia del Sur.

Ayer nadie lo hizo ayer. En tales circunstancias los diplomáticos rusos se vieron obligados a insistir en su posición de principios. (Fuente)