Danial Ortega con Dmitry Medvedev
"La decisión tomada por Nicaragua es un acto dirigido a afirmar la primacía de los principios básicos del Derecho Internacional y a contribuir a la formación de un mundo multipolar y justo."

(El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, despues del reconocimiento de la independencia de Abjasia por parte del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.)

Solidaridad con Abjasia y con el pueblo de Osetia del Sur

Grupo de Amistad Parlamentaria Venezuela-Abjasia

русский

Únase a nuestra lista de correo

Email:

La ONU empieza a reconocer la nueva realidad en el Cáucaso

  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/vehost2/abjasia.org.ve/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/vehost2/abjasia.org.ve/includes/unicode.inc on line 345.

La ONU está dando pasos encaminados al reconocimiento de la realidad en el Cáucaso. En el informe del secretario general de esa organización, Ban-Ki-moon, sobre la situación en la región, por primera vez no se hace mención de la pertenencia de Abjasia a Georgia. Antes, los documentos análogos eran titulados “Informe del secretario general sobre la situación en Abjasia, Georgia”.

A la gente, alejada de la política, esos cambios pueden parecerle poco significativos. Pero, en realidad, suponen un viraje en la percepción de los sucesos protagonizados en el Cáucaso en agosto del año pasado y que modificaron la correlación de fuerzas en la región. Entonces Georgia agredió a Osetia del Sur. El derramamiento de sangre se detuvo con ayuda de Rusia. Acto seguido, Osetia del Sur y Abjasia, que antes tampoco reconocían la jurisdicción de Georgia, declararon su independencia. El reconocimiento internacional de su soberanía es la garantía de que esas repúblicas nunca más serán atacadas.

El que Georgia y sus protectores, ante todo EEUU, hagan caso omiso de la nueva realidad, nada podrá cambiar. Así lo ha demostrado en plena medida la quinta ronda de consultas sobre la seguridad en el Cáucaso, celebrada en Ginebra. Abjasia se negó a participar en las sesiones hasta que no se familiarizara con el texto del informe del secretario general de las Naciones Unidas. Osetia del Sur no ocultó el hecho de que la presencia de sus representantes en las consultas dependía de las formulaciones del documento. Y sólo tras su aparición las negociaciones se hicieron posibles.

También hay otro aspecto que merece atención. Bak Ki-moon no condiciona la fórmula de la presencia internacional en el Cáucaso. Sabido es que el mandato de la Misión de la ONU en Georgia, instituida en 1993, ha vencido. La continuación de sus actividades, en todo caso con el nombre actual, está en suspenso, dado que en la zona de control de la misión hay países que nada tienen que ver con Georgia –estima el experto del Instituto de países de la Comunidad de Estados Independientes, Mijail Alexándrov. “Los diplomáticos deben elaborar alguna fórmula concreta. Pero no se puede hablar de la misión de la ONU en Georgia. Es algo totalmente inadmisible porque hay dos Estados independientes: Osetia del Sur y Abjasia, que nunca aceptarán que en sus territorios actúe la misión de la ONU en Georgia. O sea que, por lo visto, habrá que cambiar el nombre”.

Además, las propuestas del administrador principal de la comunidad internacional sobre la modificación del régimen de seguridad en el Cáucaso también apuntan a cierta remodelación de los puntos de vista. En su informe se recomienda a todas las partes observar estrictamente el principio de no empleo de la fuerza, así como el alto el fuego en tierra firme, en el mar y en el aire. De hecho, eso puede interpretarse como un llamado directo a la moderación, dirigido a Georgia, que sigue alimentando ideas agresivas en relación a sus vecinos.
-- 20.05.2009. (Fuente)