Danial Ortega con Dmitry Medvedev
"La decisión tomada por Nicaragua es un acto dirigido a afirmar la primacía de los principios básicos del Derecho Internacional y a contribuir a la formación de un mundo multipolar y justo."

(El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, despues del reconocimiento de la independencia de Abjasia por parte del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.)

Solidaridad con Abjasia y con el pueblo de Osetia del Sur

Grupo de Amistad Parlamentaria Venezuela-Abjasia

русский

Únase a nuestra lista de correo

Email:

La guerra con Georgia cambió para bien el mapa, dice Medvedev

  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/vehost2/abjasia.org.ve/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/vehost2/abjasia.org.ve/includes/unicode.inc on line 345.

VLADIKAVKAZ, Rusia (Reuters) - Un año después de que Rusia frustrara el intento del Ejército de Georgia de retomar el control de una región independiente pro Moscú, el presidente ruso Dmitry Medvedev dijo el sábado que el conflicto había rediseñado el mapa del Caúcaso para bien.

En una ceremonia para condecorar a oficiales y soldados que tomaron parte en el conflicto de cinco días, Medvedev sostuvo que el Ejército había impedido el exterminio de los osetios del sur, que se independizaron del Gobierno georgiano en la década de 1990.

Rusia reconoció a Osetia del Sur y Abjasia, regiones en el Mar Negro, como Estados independientes después del conflicto y se comprometió con su seguridad.

"Los eventos del año pasado han rediseñado finalmente el mapa político del Caúcaso", dijo Medvedev al Ejército, que encabezó la rápida respuesta rusa, en la capital de Osetia del Norte, Vladikavkaz.

"El reconocimiento de la independencia de Osetia del Sur y Abjasia fue la única solución posible (...) Esta decisión no será revisada", agregó.

El presidente de Georgia, Mijail Saakashvili, dice que Rusia invadió antes de que Tiflis actuase, una acusación que Moscú ha desestimado. Georgia dice que la invasión fue largamente planeada por su antiguo amo soviético como castigo por las políticas pro-occidentales de Georgia y su intento por incorporarse a la OTAN.

La breve guerra socavó la confianza occidental en las rutas de petróleo y gas a través de Georgia y que bordean Osetia del Sur.

Estados occidentales condenaron el contraataque ruso como "desproporcionado" y la Unión Europea y la OTAN congelaron las conversaciones con Rusia, un gran abastecedor de energía a Europa.

Pero un año después, los lazos se reanudaron y Medvedev dijo que el conflicto no había dañado las relaciones.

"La operación de cumplimiento de la paz (de tropas rusas en Osetia del Sur) no ha complicado nuestras relaciones con la comunidad internacional", dijo.

"Sin importar lo que digan, la nuestra es la causa adecuada", manifestó.

El jefe del Kremlin visitó el mes pasado la capital de Osetia del Sur, Tskhinval, como gesto de apoyo. (Fuente)