Danial Ortega con Dmitry Medvedev
"La decisión tomada por Nicaragua es un acto dirigido a afirmar la primacía de los principios básicos del Derecho Internacional y a contribuir a la formación de un mundo multipolar y justo."

(El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, despues del reconocimiento de la independencia de Abjasia por parte del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.)

Solidaridad con Abjasia y con el pueblo de Osetia del Sur

Grupo de Amistad Parlamentaria Venezuela-Abjasia

русский

Únase a nuestra lista de correo

Email:

Embajadores de Cuba y Abjasia sostuvieron consultas

  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/vehost2/abjasia.org.ve/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/vehost2/abjasia.org.ve/includes/unicode.inc on line 345.

Sujum (Abjasia), 8 de junio, RIA Novosti. El embajador de Cuba en Moscú, Juan Valdés Figueroa, y su homólogo de Abjasia en Moscú, Ígor Ajba, sostuvieron un encuentro extraoficial en el que trataron asuntos de cooperación entre los dos países, informó hoy el servicio de prensa de la Embajada de Abjasia en Rusia.

El diplomático abjaso visitó la Universidad Estatal de Economía y Comercio de Rusia y se entrevistó en ese centro de altos estudios con el embajador cubano Juan Valdés Figueroa y con Fidel Castro Díaz-Balart, asesor científico del Consejo de Estado de Cuba.

"Las partes discutieron sobre la cooperación humanitaria entre Abjasia y Cuba sin tocar aspectos económicos", comunicó el servicio de prensa de la Embajada abjasa.

Fidel Castro Díaz-Balart comentó que conoce Abjasia por los relatos de su padre, el líder de la Revolución cubana Fidel Castro, quien a principios de 1960 visitó Abjasia durante tres días por invitación del dirigente soviético Nikita Jruschov.

Muchos habitantes de Abjasia recuerdan la visita del Comandante. Fidel Castro les pareció muy joven y enérgico. Fidel viajó acompañado de Nikita Jruschov, en 1964, a los poblados de Lijni y Duripsh del distrito de Gudauta, en Abjasia.

Los lugareños también recuerdan que a Fidel Castro le gustó mucho el vino local y el queso joven sin sal, y le encantaron los paisajes, los lagos Ritsa y Azul, donde se retrató con unos veraneantes.
Los que recibieron a Fidel Castro quedaron impresionados por la sencillez y la naturalidad que mostraba en su trato el líder de la Revolución cubana. ()