Danial Ortega con Dmitry Medvedev
"La decisión tomada por Nicaragua es un acto dirigido a afirmar la primacía de los principios básicos del Derecho Internacional y a contribuir a la formación de un mundo multipolar y justo."

(El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, despues del reconocimiento de la independencia de Abjasia por parte del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.)

Solidaridad con Abjasia y con el pueblo de Osetia del Sur

Grupo de Amistad Parlamentaria Venezuela-Abjasia

русский

Únase a nuestra lista de correo

Email:

EEUU y Gran Bretaña ponen trabas contra Abjasia

  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/vehost2/abjasia.org.ve/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/vehost2/abjasia.org.ve/includes/unicode.inc on line 345.

15/02/2012 -- EEUU y Gran Bretaña sabotean el reconocimiento de la Abjasia. De no haber sido por la presión que ejercen, en el último año no menos de veinte países de la Región Asiática del Pacífico habrían respaldado oficialmente la soberanía de Abjasia, asegura Yuris Gulbis, embajador y enviado especial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Abjasia.

La táctica de Washington y Londres es bien sencilla. A los países que empiezan a tender puentes con Sujum, se les dice claramente que no hay porqué hacerlo. Y se amenaza con duras sanciones económicas, cuenta Yuris Gulbis, embajador en la Región Asiática del Pacífico:

—Las grandes potencias -EEUU, Gran Bretaña y la Unión Europea en su conjunto- apoyan a Georgia y hacen caso omiso de la postura de Abjasia. Pero Abjasia tiene derecho a ser reconocida como país independiente. Mientras, Tbilisi exige la reincorporación de Abjasia en Georgia. Y las grandes potencias pretenden torpedear nuestros planes y posibilidades de ser reconocidos.

Los mayores apuros los pasan pequeños Estados isleños que ya reconocieron la independencia de Abjasia. Concretamente, me refiero a Nauru, Vanuatu y Tuvalu. Las potencias occidentales cancelaron la financiación de proyectos de vital importancia en esos países. Así no sólo se castiga a la población de estos Estados, sino que se da a entender a los demás qué trato les espera si reconocen la soberanía de Abjasia.

Pero no todos ceden frente al chantaje. Doce países como mínimo de la Región Asiática del Pacífico que recobraron su independencia en los últimos 30-50 años, saludan las aspiraciones libertadoras de Sujum. Y aunque todavía no están dispuestas a establecer relaciones diplomáticas plenas con Abjasia, tampoco disimulan sus simpatías, afirma Yuris Gulbis:
—Ellos reconocen que existe Abjasia, que existe el Gobierno de Abjasia y que Abjasia cuenta con su población. Entienden que ahora estamos involucrados en un conflicto que –así lo espero- sea arreglado en breve. Durante las votaciones en la ONU ellos no se oponen a nosotros, sino optan por la neutralidad, o votan a favor.

El rechazo de la soberanía de Abjasia por los países de Occidente en contraste con los esfuerzos que empeñan en separar Kósovo de Serbia muestra bien claro cuál es el problema. Washington, Londres y la Unión Europea tienen intereses geopolíticos propios y juegan la carta georgiano-abjasia para debilitar la autoridad de Rusia en el ámbito internacional, opina Evgueni Voiko, experto del Centro de Coyuntura Política:

—En cuanto un país reconoce la independencia de Osetia del Sur y Abjasia, se reafirma que fue correcta la decisión tomada en 2008 por la dirigencia rusa de reconocer la soberanía de estos dos países. EEUU y la Unión Europea tratan de anticiparse a los hechos para impedir que crezca el número de países que podrían reconocer ahora o en un futuro próximo la independencia de estas repúblicas transcaucásicas.

Por su parte Yuris Gulbis está seguro de que este año serán mucho más los países que reconozcan la independencia de Abjasia y Osetia del Sur. Se trabaja activamente en este sentido, comunicó el diplomático. Sin embargo, se negó a revelar los nombres de aquellos países con los que Abjasia prepara los instrumentos correspondientes para poder firmarlos próximamente.

—Son muchos los que no escatiman esfuerzos para torpedear acuerdos. Por eso preferimos mantener el ambiente de confidencialidad el mayor tiempo posible, reconoció el embajador. (Fuente)