Danial Ortega con Dmitry Medvedev
"La decisión tomada por Nicaragua es un acto dirigido a afirmar la primacía de los principios básicos del Derecho Internacional y a contribuir a la formación de un mundo multipolar y justo."

(El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, despues del reconocimiento de la independencia de Abjasia por parte del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.)

Solidaridad con Abjasia y con el pueblo de Osetia del Sur

Grupo de Amistad Parlamentaria Venezuela-Abjasia

русский

Únase a nuestra lista de correo

Email:

Cartas del Este: Abjasia, II

  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/vehost2/abjasia.org.ve/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/vehost2/abjasia.org.ve/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/vehost2/abjasia.org.ve/includes/unicode.inc on line 345.

Por Asier Blas: -- "El doble rasero de los estados occidentales es conocido de sobra. Un ejemplo más es lo que ocurre con Abjasia. Desde Occidente se crítica constantemente a Stalin por haber “ocupado” los países Bálticos tras la Segunda Guerra Mundial. En cambio, callan cuando se les recuerda que fue decisión de Stalin el anexionar Abjasia a Georgia.

Pero es más, desde los estados bálticos sus dirigentes prácticamente lo aplauden. Ellos se quejan mucho, no sin razón, del proceso de “rusificación” que sufrieron por la oleada de inmigrantes que llegaban de otras partes de la Unión Soviética.

Si alguien se da una vuelta por el museo de la ocupación en Riga verá que se hacen bastantes esfuerzos en explicar como aumentó en un 20% el porcentaje relativo de eslavos en Letonia durante los años del Unión Soviética (pasando de más o menos el 20% al 40% de la población).
Evidentemente no cuentan nada sobre el vaciamiento de eslavos que se produjo tras la primera independencia, pero eso es otra historia.
Tampoco cuentan lo positivo que fue para la economía y demografía del país, y lo que si cuentan y con razón, es que esa inmigración llegó sin que los letones tuvieran instrumentos suficientes para integrarlos desde por ejemplo el punto de vista lingüístico.

Los inmigrantes, necesarios para el desarrollo económico, fueron utilizados por la URSS para rusificar Letonia.

Precisamente, un fenómeno muy similar se dio en Abjasia.

Los inmigrantes que llegaron en términos relativos (porcentuales) fueron muchos más que los que recibieron los países bálticos, y de igual manera, los georgianos fueron utilizados para “georgizar” a Abjasia en un contexto en el que la minorización cultural y lingüística de los abjasios era muy fuerte.

Pero, “rusificar” el báltico está mal y “georgizar” Abjasia está bien.

Todavía recuerdo la visita a Saakashvili de los presidentes estonio, lituano y polaco y el Primer Ministro letón durantes los pocos días que duro la guerra de Osetia del Sur en el 2008.

Justo estando yo en Tbilisi aparecieron los bálticos a dar su más sentido apoyo a Georgia. A la vuelta, en Letonia veía carteles, pegatinas y postales en la que mostraban un oso ruso comiéndose a Georgia mientras en la cola esperaban los bálticos.

Aquellos mandatarios mentían más que hablaban, presagiaban una ocupación rusa de Georgia y luego de los países bálticos, cuando cualquiera con dos dedos de frente sabía que eso era poco menos que imposible. Y es que a esos mandatarios bálticos no les importaba nada ni la lengua, ni la cultura, ni la nación oseta o abjasa. No les importaba que el oso georgiano se comiera a Abjasia y Osetia del Sur.

Lo que está mal para ellos está bien para otros." (Fuente)

Asier Blas, Bilbao

VEA TAMBIEN: Cartas del Este: Abjasia, I