Danial Ortega con Dmitry Medvedev
"La decisión tomada por Nicaragua es un acto dirigido a afirmar la primacía de los principios básicos del Derecho Internacional y a contribuir a la formación de un mundo multipolar y justo."

(El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, despues del reconocimiento de la independencia de Abjasia por parte del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.)

Solidaridad con Abjasia y con el pueblo de Osetia del Sur

Grupo de Amistad Parlamentaria Venezuela-Abjasia

русский

Únase a nuestra lista de correo

Email:

Turismo en Abjasia

Abjasia disfruta de un suave clima subtropical. La influencia del biombo que forman el Cáucaso y el mar Negro le protege de los gélidos vientos boreales y regala al país temperaturas medias anuales de 15 grados centígrados (25 en verano).

El 70% de sus dominios (equivalentes a los de Puerto Rico) están cubiertos de bosques de hayas y robles y fauna de la vegetación subtropical.

El lago Ritsa, al norte de Gagra, considerado uno de los lagos montañosos más bellos del mundo.

En este ambiente se encuentra también la cueva más profunda de la orbe, la Sima Krubera-Voronya, ubicada en el macizo Arabika (valle Orto-Balagan) con una profundidad de -2.160 metros.

Debido a su agradable clima y sus bellos parajes, Abjasia historicamente era un lugar de gran afluencia turística.

En su rica tierra fértil se da tabaco, té, frutas y hasta viñedos. No es de extrañar que, hasta la fecha, haya sido conocida como parte de la Riviera Soviética.

Hoy, el área de servicios dinamiza la economía con los ingresos derivados del turismo, destacándose la actividad de emprendimientos recreativos instalados en la costa.

Pitsunda es uno de los principales centros turísticos del país.

Otra importante ciudad turística es Gagra, en el norte de Abjasia. El líder bolchevique, Lenin, firmó un decreto en 1919 que establecía un "resort para obreros" en Gagra. Se convirtió en un resort popular para los ciudadanos soviéticos y durante la Segunda Guerra Mundial ganó un nuevo rol como sitio para la rehabilitación de los soldados heridos. Después de la guerra, se construyeron varios sanatorios allí. El resort creció y se desarrolló intensamente como parte de la "Riviera Soviética".

Con sus montañas alpinas y su bello litoral, Abjasia fue el lugar de veraneo preferido de los dirigentes comunistas de la URSS. Josef Stalin llegó a tener cinco dachas a su disposición aquí.

Durante gran parte del año, un visitante a Sujum, la capital de Abjasia, puede ver bañistas. En el paseo marítimo, los abjasos juegan al ajedrez, hablan de política y fuman tabaco local.
Hay muchas tiendas, terrazas e incluso un hotel recién restaurado.

Abjasia se comunica con Rusia y con el resto de Caucasia por carretera y ferrocarril; la capital Sujum tiene, además, un importante aeropuerto.

Con ayuda de Moscú se mejora la carretera de Sochi hasta Gagra, una ciudad que para los rusos tiene la ventaja de estar más cerca de su frontera que Sujum.