Danial Ortega con Dmitry Medvedev
"La decisión tomada por Nicaragua es un acto dirigido a afirmar la primacía de los principios básicos del Derecho Internacional y a contribuir a la formación de un mundo multipolar y justo."

(El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, despues del reconocimiento de la independencia de Abjasia por parte del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.)

Solidaridad con Abjasia y con el pueblo de Osetia del Sur

Grupo de Amistad Parlamentaria Venezuela-Abjasia

русский

Únase a nuestra lista de correo

Email:

Abjasia: tres años de reconocimiento, diecinueve años de libertad

26/08/2011 -- Hoy, 26 de agosto, en Abjasia no sólo celebran el tercer aniversario del reconocimiento de su independencia, sino también eligen al presidente. El pais declaró su independencia después de la caida de la Unión Soviética y en la realidad ha sido independiente de facto ya por diecinueve años.

El embajador de Abjasia en Rusia, Igor Aksba, reconoce que la proclamación de la independencia ha sido un gran acontecimiento político para los habitantes de las repúblicas:

- Un reconocimiento que reafirmó nuestro derecho a la construcción de un Estado propio, que nos dio la posibilidad de avanzar por la vía democrática y desarrollar la economía. Y lo más importante es que el reconocimiento de la independencia de Abjasia es la garantía de la estabilidad, la paz y la seguridad de su pueblo. Desde luego que es un día de fiesta, un gran acontecimiento y una gran alegría para nuestra gente.

Rusia fue la primera en reconocer la soberanía de la república después de dar una dura respuesta a la agresión georgiana contra Osetia del Sur en agosto de 2008. Entonces la agresión de Georgia dejó a cientos de muertos y miles de heridos. No obstante, el uso de las armas por Tbilisi produjo un efecto inverso: en el mapa político del mundo aparecieron nuevos Estados.

Hoy, agosto de 2008 es considerado por muchos politólogos como el segundo nacimiento de Abjasia y Osetia del Sur. Tal como lo subrayaron más de una vez Dmitri Medvédev y los líderes de las propias repúblicas, Rusia tomó bajo su defensa a pequeños pueblos que Georgia a lo largo de casi dos décadas, desde el derrumbre de la Unión Soviética, trataba de asimilar por medio de la fuerza de las armas y les privaba del derecho a la independencia.

La víspera el presidente ruso Dmitri Medvédev se reunió con el líder de Osetia del Sur, Eduard Kokoiti, y los felicitó con motivo de cumplirse un nuevo aniversario de la proclamación de la soberanía:

- Fue un acontecimiento muy grande para el pueblo suroseta. Desde entonces transcurieron 3 años, la república se está desarrollando, hay logros y hay dificultades que siempre acompañan el desarrollo.

Eduardo Kokoiti, por su parte, manifestó su gratitud por la resolución de Rusia de apoyar a su país en 2008 y la decisión tomada por las autoridades rusas la calificó de valiente y crucial para el pueblo suroseta. Además de Rusia, la independencia de Osetia del Sur y Abjasia fue reconocida por Nicaragua, Venezuela y varios Estados del Pacífico. El emplazamiento en territorio de esas dos repúblicas caucásicas de bases militares rusas, sobre la base de acuerdos bilaterales, garantiza la seguridad de ambas.

El gran significado de la independencia de Abjasia y Osetia del Sur lo perciben sobre todo los propios abjasios y osetas – supone el director del Instituto de Estudios Políticos, Serguéi Márkov:

- Para ellos el reconocimiento de la independencia ha creado una base jurídica, un fundamento para una vida segura y para el desarrollo económico. Estos países no tuvieron suerte. Debido al derrumbamiento de la URSS se vieron temporalmente dentro de las fronteras de Georgia, donde el poder fue asumido por fuerzas nacionalistas. Y en lugar de crear un Estado federativo normal con los abjasios y surosetas, Saakashvili decidió hacer un Estado unitario y poner de rodillas a abjasios y surosetas. Estalló un gran conflicto que los dejó aislados y bajo una amenaza de genocidio y de ser expulsados de su propia tierra. Esta amenaza se prolongó a lo largo de casi 20 años. Y merced al proceder decidido del gobierno ruso, desde 2008 Abjasia y Osetia del Sur han sido reconocidas y se ha instrumentado la base jurídica para que Rusia puede defender el derecho de esas repúblicas a ser dueñas en su propia casa.

Pese a la negativa de Tbilisi de reconocer el derecho de los dos pueblos a la indepedencia y a dar solución a todas las contradicciones por vía diplomática, tanto los abjasios como los osetas no renunciaron el diálogo. Muy fuertes son los lazos culturales, económicos y simplemente humanos de esos pueblos vecinos. Georgia debe comprender que Sujum y Tsjinval adquirieron definitivamente la soberanía. Y el 26 de agosto es un Día de la Independencia de esas repúblicas, es su fiesta y el símbolo de la finalización de la larga y sangrienta guerra. (Fuente)