Danial Ortega con Dmitry Medvedev
"La decisión tomada por Nicaragua es un acto dirigido a afirmar la primacía de los principios básicos del Derecho Internacional y a contribuir a la formación de un mundo multipolar y justo."

(El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, despues del reconocimiento de la independencia de Abjasia por parte del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.)

Solidaridad con Abjasia y con el pueblo de Osetia del Sur

Grupo de Amistad Parlamentaria Venezuela-Abjasia

русский

Únase a nuestra lista de correo

Email:

Abjasia deplora posturas politizadas del Occidente contra elecciones democráticas

21/03/2012 -- El Ministerio de Relaciones Exteriores de Abjasia respondió a criticas del Occidente que pretendian descalificar la democracia en la República de Abjasia como "ilegítima" por no contar con el aval de la vecina República de Georgia. Las expresiones llegaron después de la realicación exitosa de la primera ronde de elecciones parlamentarias en la República de Abjasia, el 10 de marzo de 2012.

Aquí el texto de la declaración de la Cancilleria abjasa:

Posterior a la primera fase de la votación en las elecciones parlamentarias de la República de Abjasia un número de países y organizaciones han declarado que no reconocen dichas elecciones parlamentarias por ser "ilegítimas". Estas declaraciones hicieron la OTAN, el Departamento de Estado de los EE.UU., la embajada norteamerica en el país de Georgia, la Delegación de la U.E. en Georgia, así como los Ministerios de Relaciones Exteriores de Georgia, Letonia, Lituania, Estonia, Polonia y Azerbaiyán.

En respuesta el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Abjasia afirma que los países y organizaciones que han reconocido las elecciones parlamentarias de 2012 en Abjasia de "ilegítimos" no consideraron necesario sacar las conclusiones de sus propios argumentos jurídicos y fácticos. Tales opiniones sólo podían surgir de la observación directa tanto de la preparación como de la realización de la votación en las elecciones al Parlamento de la República de Abjasia, denominado la Asamblea Popular. Sin embargo, ninguno de estos países o organizaciones han enviado observadores electorales. En caso de querer haberlo hecho, a los cuales la Comisión Electoral Central de Abjasia pudiera haber ofrecida todas las condiciones necesarias para una eficaz vigilancia de la calidad del proceso de votación en Abjasia por parte de dichas organizaciones y países.

Hacemos hincapié en que todos los observadores electorales que sí estaban presentes confirmaron que las elecciones parlamentarias en 2012 en Abjasia cumplieron con los estándares democráticos internacionales.

Durante las elecciones particaron más de 40 observadores internacionales, incluyendo un contingente de observadores electorales enviados en representación de varios Estados miembros de las Naciones Unidas, como lo son Rusia, Venezuela, Nicaragua, y el estado de Tuvalu. También participaron observadores del Parlamento Europeo y de organizaciónes internacional no gubernamentales. Todos coincidieron en afirmar la calidad democrática y legítima de las elecciones.

En repetidas ocasiones Abjasia anteriores elecciones presidenciales y parlamentarias han sido declarados transparentes. Abjasia tiene hoy por hoy una historia de una cultura democrática y una "democracia electoral". Además, y lo que es lo más importante, los ciudadanos y ciudadanas de Abjasia han reconocido la legitimidad de los procedimientos de llevar a cabo elecciones en su propio país.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Abjasia considera injusto, políticamente motivado y hostil a la libre elección de la población de Abjasia que algunas fuerzas del Occidente pretenden tildar como "ilegítimas" las elecciones al Parlamento de Abjasia. Deploramos el intento de algunos países y organizaciones al, una vez más, ignorar el desarrollo exitoso de las instituciones y de los procesos democráticos en la República de Abjasia.

El doble rasero y la postura política asumida por los países y organizaciones antes mencionados no se benefician en nada el proceso democrático en nuestra región y no contribuyen a crear confianza en la participación de un número de actores en soluciones post-conflicto del Cáucaso del Sur. (Fuente)