Danial Ortega con Dmitry Medvedev
"La decisión tomada por Nicaragua es un acto dirigido a afirmar la primacía de los principios básicos del Derecho Internacional y a contribuir a la formación de un mundo multipolar y justo."

(El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, despues del reconocimiento de la independencia de Abjasia por parte del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.)

Solidaridad con Abjasia y con el pueblo de Osetia del Sur

Grupo de Amistad Parlamentaria Venezuela-Abjasia

русский

Únase a nuestra lista de correo

Email:

«Nuestra determinación por la independencia es total»

  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/vehost2/abjasia.org.ve/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/vehost2/abjasia.org.ve/includes/unicode.inc on line 345.

En la entrevista concedida a GARA, el ministro de Exteriores de Abjasia reitera la determinación de Abjasia por ser un Estado independiente y de pleno derecho.

Tras Rusia, han conseguido que les reconozcan Nicaragua, Venezuela y el pequeño Estado de Nauru. En breve viajará a América Latina, ¿espera más reconocimientos?

El punto de inflexión es el reconocimiento, ya lo han reconocido algunos. Hay muchos países sólo parcialmente reconocidos, la propia Israel, así que no veo cuál es la diferencia desde el punto de vista legal. Buscamos el reconocimiento de cualquier país que haya tenido una actitud positiva con respecto a Abjasia, es por lo que estamos viajando tanto. Intentamos hacer más y más amigos, para que, aquellos que ahora mismo no pueden reconocernos, lo hagan en cuanto se lo permitan sus agendas. Y de paso, creamos unas relaciones económicas que valen tanto como los reconocimientos políticos.

Obama no es Bush, y su relación con Rusia también es diferente. ¿Temen que puedan ser una pieza de ajedrez a sacrificar por Moscú?

En estos dieciséis años de independencia hemos sido mucho más frágiles y supimos decidir por nosotros mismos. Nuestra determinación de ser independientes es total y no lo vamos a sacrificar por lo que los grandes poderes puedan decidir.

¿Cómo esperan acercarse a Europa?

Hemos dado todos los pasos que hemos podido. Nosotros entendemos la realidad, somos un país del Mar Negro, fronterizo con la Unión Europea. Le digo de verdad, que Europa no reconozca a Abjasia es un problema de Europa, no nuestro, significa que no está construyendo su estrategia en base a factores reales sino políticos.

¿Un cambio en el Gobierno georgiano podría mejorar su relación?

No creo. Cada día estamos más alejados. Georgia siempre tiene propuestas en el ámbito internacional, pero nunca nos las propone. Todo el tiempo habla de paz, y sin embargo no da ningún paso para garantizar la paz y la seguridad.

Los osetos quieren unirse a Rusia, Transnistria también, Karabaj a Armenia, ¿son los únicos con una verdadera vocación de ser independientes?

Tenemos más claro que somos y seremos un Estado, ahora más que nunca, tras una guerra y dieciséis años de embargo en los que hemos sido capaces de sobrevivir, con todas las infraestructuras destruidas. Creo que hemos pasado con sobresaliente el examen de supervivencia.

Y si Abjasia puede ser independiente, ¿por qué Chechenia no?

Muy buena pregunta. Todas las naciones tienen derecho a la independencia, toda nación que se organice en su territorio puede optar por ella, la clave es cómo se aplica a legalidad internacional en ese caso. Si alguien quiere aprender del caso abjaso, debe mirar a los derechos legales, morales e históricos, nuestros argumentos son suficientemente sólidos.

¿Eso también vale para las naciones de Europa occidental como Euskal Herria, Catalunya o Escocia?

Naturalmente. Si hay una nación viviendo en un país, si siente que sus derechos no están suficientemente protegidos en el Estado al que pertenecen, tienen derecho a optar por un mejor Gobierno e incluso la independencia. Si la mayoría de los ciudadanos está de acuerdo, pueden hacerlo, los procesos históricos son así. Las fronteras hoy reconocidas no son para siempre, los países no son para siempre, se pueden cambiar. Los que no tienen en cuenta esos procesos están fuera de la historia y niegan el futuro, porque nadie puede saber lo que ocurrirá en un futuro. (Fuente)